Los espacios de calidad mejoran la vida de las personas

Pulsar para ampliar las fotos

Edificio paisaje para archivo comarcal en Olot

La forma urbana de Olot se abre paso entre las fuertes condiciones topográficas que imponen sus volcanes. Una bien articulada trama de plazas, paseos y arbolados prolonga la ciudad en el paisaje frondoso y de gran riqueza de colores que la rodea. El edificio del archivo es un edificio paisaje que reconoce y reinventa las líneas de formación de la topografía del lugar, ordenando el recorrido de enlace entre dos niveles de la ciudad. El nivel alto, en la ladera del volcán Monsacopa, donde se sitúa la plaza de toros, sitio histórico que el municipio quiere conservar, y el nivel bajo, caracterizado por los grandes paseos que abren el casco antiguo a sus ensanches: el Firal y el Firalet. Sobre estos se produce una concentración importante de equipamientos (el ayuntamiento, el teatro, los juzgados...) dispuestos como hitos alineados al vial. El edificio del archivo y la sala polivalente se convierten en un recorrido que abre nuevos puntos de vista sobre la ciudad, ofreciéndole un sistema de cubiertas-espacios libres-mirador que enriquece su percepción. El archivo tiene 2000 m2, ocupa parte de la planta baja y se abre en planta primera abrazando su propia plaza de acceso. La sala polivalente municipal ocupará unos 1000 m2 de la planta baja y su acceso se encara a un paseo muy consolidado de la ciudad. La gran cubierta superior es una terraza mirador que puede alojar acontecimientos multitudinarios. Queda pendiente su urbanización definitiva. Este solar peculiar y su entorno urbano nos ha permitido investigar cómo formalizar un equipamiento capaz de generar y cualificar nuevas relaciones de estancia, mirador y circulación entre los espacios que propone y las preexistencias de la ciudad que lo rodea. En ocasiones el edificio se diluye, desaparece, se convierte en la plaza desde la que mirar la ciudad. Más allá aparece mirando sobre la estrecha calle.., después se dobla para abrigar un acceso,...Existe porque lo podemos experimentar, no se impone, hay que recorrerlo. Sus fachadas son los muros que nos conducen de un lugar a otro de la ciudad. Pensamos que es un edificio paisaje porque en ningún momento pretende imponer una forma cultural preexistente, se adapta al lugar y lo reinventa.