Los espacios de calidad mejoran la vida de las personas

Pulsar para ampliar las fotos

Plan director de La Farga de Bebié

La Farga de Bebié es una de las colonias textiles más emblemáticas del paisaje industrial catalán. Se levanta a caballo de dos municipios, Les Lloses, perteneciente a las comarcas de Girona, y Montesquiu, perteneciente a las comarcas de Barcelona. La colonia se compone de la fábrica y de los barrios de Tibidabo, Balcó de Ter, Sunyer y les Torres, que están situados a la derecha de la colonia ( en el sentido de bajada del río Ter) y pertenecen al municipio de les Lloses, y también de los barrios de Conangla, del Solell, el bajador del tren y la iglesia, que están situados a la izquierda de la Colonia y pertenecen al municipio de Montesquiu. La historia de la Farga es común con la de la industrialización catalana a lo largo de las cuencas fluviales del Ter y del Llobregat de la segunda mitad del siglo XIX y la primera del siglo XX, en que la importancia del aprovechamiento energético del agua en el contexto de una revolución industrial sin carbón propio, impulsa la aparición de una identidad industrial muy fuerte construida en un paisaje singular: la colonia textil. El eje industrial del Ter sufre un proceso de declive continuo a partir del último tercio del siglo XX. La decadencia del sistema de colonias textiles lleva a los municipios de la ribera del Ripollès a una pérdida de capacidad productiva. En la mayor parte de las colonias textiles del Ter, la desaparición progresiva de la actividad productiva se traduce en una pérdida de su estructura física, con procesos de abandono y degradación de las instalaciones fabriles, viviendas y otros elementos construidos; de nuevas ocupaciones de tipo industrial con tipologías constructivas y criterios de implantación a menudo muy impactantes; y de modificación y ampliación de trazados viarios, que a menudo dejan impracticable el acceso a las instalaciones o a las viviendas, provocando el abandono o incluso el derribo. Si a todos estos problemas añadimos las actividades extractivas en el ámbito fluvial, tenemos que poco a poco se va desvaneciendo un patrimonio cultural de primer orden en un entorno paisajístico de alta calidad. En la Farga de Bebié, la complicada orografía unida al mantenimento de una mínima actividad industrial del sector textil (en fuerte declive) ha preservado la identidad física de la colonia, si bien la degradación, tanto de las construcciones residenciales, industriales o de equipamientos, como de la propia urbanización, hacen imprescindible una operación global de reforma y consolidación, de efectos dinamizadores y de calidad tanto para la propia colonia como para los municipios a los que pertenece, así como para el conjunto del territorio.